BPM para la extracción de materiales extraños de los estanques


CULTIVO DEL CAMARÓN BLANCO Penaeus vannamei
BPM para la extracción de materiales extraños de los estanques
Establecer en el manual de procedimiento operacionales
de saneamiento (POES), las acciones a seguir para
una buen limpieza de los estanques y de la granja en
general
Realizar la limpieza de compuertas de entrada y salida,
tuberías, tablas y bastidores y eliminar cualquier material
extraño presente en el fondo del estanque
Evitar hasta donde sea posible, el uso de sustancias
químicas para la desinfección de los estanques
Implementar un adecuado manejo de la basura y de
desechos recogidos dentro y alrededor de los estanques
Implementar las medidas de seguridad, cuando se tenga
la necesidad de utilizar algún insumo químico para
la preparación del estanque
3.1.4 Evaluación de la condición del fondo de los estanques
Se deben establecer programas rutinarios de toma de muestras
de suelo para el análisis de laboratorio y con base en los
resultados, aplicar la cantidad requerida del insumo que se
necesite (cal o fertilizante) para cada estanque Un análisis de suelo debe incluir información básica sobre
composición de materia orgánica (%), pH, nitrógeno, fósforo,
sulfatos, hierro, carbonato de calcio, magnesio y potasio.
Los principales parámetros que determinan el estado o
condición del fondo de los estanques, son el porcentaje de
materia orgánica y el pH del fondo. Si el suelo del estanque
presenta condiciones ácidas (pH < 7), se deberá aplicar
preferiblemente cal agrícola para corregir la acidez (subir
el pH).
Requerimiento de cal agrícola para el tratamiento del fondo
de los estanques (Boyd, 1992)
pH Carbonato de calcio (cal agrícola) (kg/ha)
< 5 < 3,000
5-6 < 2,000
6-7 < 1,000
Otra evaluación importante del estado o condición de los
fondos de los estanques y canales reservorios, es la determinación
del grado de contaminación por presencia de
plantas invasoras (malezas marinas) y crustáceos como el
camarón fantasma (Lepidophthalmus spp.) y
Tanaidacea. En caso de su presencia, se debe a reducirlos o eliminarlos, pues podrían afectar negativamente
la producción de camarones.
El uso de plaguicidas o sustancias químicas para erradicar o
controlar dichos organismos, deberá indicarse como último
recurso. Dichos productos deberán ser manipulados por
personal capacitado en las granjas y sólo serán utilizados
aquellos que la legislación nacional e internacional lo permita.
Esta práctica se debe realizar de manera responsable
y siguiendo estrictamente las indicaciones del fabricante,
bajo el aval y dirección de las Autoridades Competentes.
considerar la aplicación de prácticas de manejo tendientes
Fuente: Cuéllar-Anjel, J., C. Lara, V. Morales, A. De Gracia y O. García Suárez. 2010. Manual de buenas prácticas de manejo para el cultivo del camarón blanco Penaeus vannamei. OIRSAOSPESCA,C.A. pp. 132.