CULTIVO DEL CAMARÓN BLANCO Penaeus vannamei En la planeación de la construcción de las granjas,


MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS DE MANEJO PARA EL CULTIVO DEL
CAMARÓN BLANCO Penaeus vannamei
En la planeación de la construcción de las granjas, los canales
no deberán crear barreras a las corrientes naturales
de agua, ya que alterar los cursos hídricos naturales puede
impactar áreas sensibles. Las inundaciones o la erosión resultantes
de este proceso, dañarán los canales, la infraestructura
de la granja, actividades aledañas y el propio sistema
de producción de dicha empresa. Por esta razón, los
estudios topográficos del área y el estudio de su hidrología
antes de la construcción, permitirán detectar en dónde están
los cursos naturales de agua en riesgo.
Para prevenir la alteración de las corrientes naturales, se
recomienda ajustar el diseño de la granja, proveer alcan
tarillas suficientemente grandes debajo de los caminos o
limitar la desviación de vías de agua alrededor de las estructuras,
descargando posteriormente en la vía de agua
original.
Las vías de acceso deberán tener instaladas estructuras de
tamaño adecuado para prevenir el estancamiento de agua
dulce y la alteración del flujo de agua salobre. A veces se
hace necesario contar con caminos altos en áreas donde
se construyen estanques camaroneros. Un camino puede
actuar como una represa y causar inundaciones, a menos
que se asegure su drenado mediante el uso de estructuras
del tamaño adecuado. En casos extremos, el camino corre
el riesgo de ser barrido por las aguas.
El diseño y construcción de los canales de abastecimiento
de agua, juega un papel importante en la flexibilidad del
manejo del estanque y tendrá también un efecto en la reducción
de algunos de los impactos ambientales potenciales
de la operación. Éstos deben ser diseñados de acuerdo
con los resultados de la estimación de la demanda máxima
diaria de agua de la granja, incluyendo las pérdidas en el
sistema por evaporación, infiltración y fugas.
Las estimaciones de la carga de sedimento del agua entrante
y las dimensiones requeridas para un área de sedimentación
o trampa de sedimento, deberán ser calculadas
e incorporadas al diseño por un ingeniero experimentado.
Se puede requerir de pruebas para determinar el tiempo
necesario de residencia del agua en estas áreas de sedimentación,
para eliminar una cantidad significativa de sedimentos.
Conviene considerar el uso de dos áreas de sedimentación
dentro de un mismo canal, ya que una puede ser
limpiada mientras que la otra continúa en funcionamiento.
En el caso de los canales de drenaje, los mismos deben
tener en su diseño y construcción una sección hidráulica
que permita el eficiente manejo de los efluentes de la granja
y aportes hídricos naturales. Contemplar la posibilidad de
estructuras de control para el drenaje y aislamiento de la influencia
de las mareas, es una opción de bioseguridad que
además podría reducir los costos de operación
Fuente: Cuéllar-Anjel, J., C. Lara, V. Morales, A. De Gracia y O. García Suárez. 2010. Manual de buenas prácticas de manejo para el cultivo del camarón blanco Penaeus vannamei. OIRSAOSPESCA, C.A. pp. 132.