Competencias y emprendimiento: Actualización del aprendizaje laboral informal


Competencias y emprendimiento:
Reducir la brecha tecnológica y las desigualdades de género
Ac tualización del aprendizaje laboral informal
En la economía informal, el aprendizaje laboral es la vía principal por la que la mayoría de los jóvenes de los países en desarrollo adquieren las competencias técnicas de un oficio, así como las competencias empresariales para poner en marcha su propia empresa.
En el marco del proyecto Una ONU, en Tanzania, la OIT está llevando adelante un proyecto piloto en las regiones de Mtwara y Lindi, con miras a modernizar el sistema de formación informal. Como objetivos importantes, cabe destacar, por un lado, el mejoramiento del acceso de las niñas al aprendizaje laboral las prácticas de formación de aprendices en oficios con potencial de crecimiento, incluidos los que tradicionalmente se consideran “masculinos”, y por el otro, la formación de maestros artesanos, así como de aprendices —de sexo femenino o masculino— en la actividad, y en las competencias técnicas necesarias para aplicar tecnologías más avanzadas. Este enfoque propicia la empleabilidad y la productividad, y ayuda a cerrar la brecha tecnológica y de género en la economía informal.
El equipo de Servicios de Correos y de Telecomunicaciones del área de Actividades Sectoriales de la OIT (SECTOR) puso en marcha a partir de 2006 y 2007 un Programa de Acción de la OIT para promover el diálogo social acerca de aptitudes, empleabilidad e igualdad de oportunidades de empleo en servicios de telecomunicaciones, centrado en los países del África Subsahariana. Los participantes pudieron intercambiar experiencias, conversar sobre los desafíos específicos que plantea la industria de las telecomunicaciones, e identificar actividades para el programa de acción del año 2007. El seminario elaboró una serie de conclusiones; en una de ellas se estableció que los interlocutores sociales trabajarán en pos de lograr una mayor igualdad del hombre y la mujer en cuanto al acceso a formación.
Las organizaciones de empleadores y trabajadores también cumplen un papel destacado en la eliminación de la brecha entre hombres y mujeres en lo referido al desarrollo de aptitudes y de la iniciativa empresarial. La Organización Internacional de Empleadores (OIE) elaboró un conjunto de herramientas para empleadores, destinadas a incrementar la representación de las mujeres en las organizaciones de empleadores
y en las asociaciones empresariales en sus respectivos países. El programa de la OIT de Desarrollo de Pequeñas Empresas (SEED), así como la Oficina de la OIT de Actividades para los Trabajadores (ACTRAV) investigaron la brecha en la representación de las mujeres trabajadoras en las pequeñas empresas. ACTRAV y el Servicio de Cooperativas de la OIT (COOP) llevaron a la práctica el programa SYNDICOOP, que toma en cuenta la perspectiva de género, para dar apoyo a trabajadores desprotegidos en el ámbito de la economía informal, a través de la colaboración entre cooperativas y sindicatos en Rwanda, la República Unida de Tanzania y Uganda.
El Programa de la OIT sobre Desarrollo de la Iniciativa Empresarial de la Mujer e Igualdad de Género (WEDGE, por sus siglas en inglés) ha trabajado con eficacia para mejorar las oportunidades económicas de las mujeres empresarias —entre ellas, las que viven con VIH/SIDA o con discapacidades— a través de los conocimientos empresariales y de la formación; asimismo, el programa ha facilitado el acceso a mercados e instituciones de micro finanzas, ha fortalecido la voz y la representación de las mujeres empresarias, y ha mejorado la capacidad de los mandantes de eliminar los obstáculos que traban el desarrollo y la iniciativa empresarial de la mujer.
Fuente: OIT Organización Internacional del Trabajo