GUIA DE NEGOCIOS ORGANICOS Donaciones

Resultado de imagen para NEGOCIOS ORGANICOS

GUIA DE NEGOCIOS ORGANICOS
Donaciones
La última fuente posible de financiación es una donación por parte de un tercero, como lo son las
organizaciones de desarrollo o los planes de desarrollo económico del gobierno. Una donación puede
darse en forma de subvención de fondos semilla. Una subvención de fondos semilla se integrará en el
balance de su organización como un capital donado. La ventaja de una subvención de fondos semilla
es que mejora su posición de capital a través del cual el acceso al capital externo en el futuro se vuelve
más viable. También hay sistemas que ofrecen subvenciones en una asociación de desarrollo público
y privado, o asignar una subvención para el fomento de la capacidad de su personal (ver capítulo 12.3
y anexo A2.2).
La concesión de subvenciones para poner en marcha a la empresa es el último recurso, ya que pueden
distorsionar la competencia con los demás actores del mercado. Las subvenciones no necesariamente
estimulan el compromiso del receptor de la subvención. En general, es recomendable mejor utilizar
sus propios fondos y ser rentable, garantizando una buena gestión financiera. Sin embargo, las
subvenciones pueden ser justificadas, especialmente en una situación donde una empresa nueva
apoya a pequeños agricultores quienes de otro modo, tendrían muy pocas posibilidades, en una
economía de mercado.
Manteniendo el negocio funcionando
Manteniendo una visión general
Un negocio orgánico se torna rápidamente complejo y por lo tanto no siempre es sencillo mantener
una buena visión de conjunto. La gerencia necesita saber cómo evolucionan los principales parámetros
del negocio, con el fin de poder tomar las decisiones correctas. Un sistema confiable de contabilidad
es claramente una auténtica necesidad. Reuniones periódicas con el personal ayudarán a mantenerlos
al día, y decidir acerca de cómo lidiar con los problemas que surjan dentro de un espíritu de equipo.
Mantener una visión general también significa saber dónde está realmente el negocio en lo
concerniente a sus principales finanzas. Significa ser capaz de responder preguntas tales como: ¿Este
año qué superficie existe con cultivo orgánico, y cuales son las expectativas de producción? ¿Cuántos
agricultores ya han sido inspeccionados por el SCI, y cuántos han sido excluidos del proyecto por
incumplimiento de las normas? ¿Qué cantidad de producto ha sido vendido, y cuánto todavía se
encuentra en stock? ¿Qué cantidad de semillas será la necesaria para la próxima temporada, y que
cantidad de dinero para adquirir la cosecha de los agricultores?
A medida que la producción se extiende sobre cientos o miles de agricultores, responder a estas
preguntas requiere por lo general un resumen de las cifras respectivas de cada finca. Una base de
datos le ayudará a manejar las cifras de producción y del SCI de una manera efectiva y transparente
(ver capítulo 8.3). Del mismo modo, su transformación y las cifras de ventas deben estar inscritas en
una especie de base de datos. Un archivo en Excel puede ser suficiente hasta que la empresa alcance
un determinado tamaño y la complejidad haga necesaria un sistema más sofisticado.
La base de datos también le ayuda a calcular y controlar indicadores claves para su negocio, tales como los rendimientos promedios, la relación entre el personal de extensión y los agricultores, el margen entre las compras y ventas realizadas, o los ingresos adicionales generados a nivel de agricultor.
Planificación operacional
En un negocio orgánico, muchas actividades vinculadas entre sí necesitan estar correctamente
organizadas durante el año. Los agricultores necesitan estar ya registrados y capacitados al comienzo
de la temporada, las estimaciones de cosecha deben ser hechas en ciertos momentos, las inspecciones
internas deben ser completadas antes del inicio de las cosechas, la logística necesita estar organizada,
etc. Los planes operacionales (ver ejemplo del Anexo A4.4) en el que las distintas actividades están
enumeradas con sus respectivos períodos de aplicación, lo ayudarán a no perder de vista importantes
actividades, y a planificar aquellas actividades que son interdependientes. La planificación operacional es también una herramienta útil para la dirección y la supervisión.
Revisión anual de planes versus realización.
Usted puede planificar su negocio con el máximo cuidado y honestidad, pero la realidad casi siempre
resulta distinta. Por lo tanto, es importante comparar su plan con los resultados reales al final de
cada temporada y examinar las diferencias. Esto es verdad para cifras de producción y ventas, pero
también para el presupuesto global. En consecuencia, debe obtener el gasto real contable y adaptar así
su presupuesto para la próxima temporada.
Compruebe los precios reales de costos al final de la temporada y verifique qué costos no han sido
presupuestados correctamente. Analice los factores de costo e identifique maneras de ahorrar. Sin
embargo, también hay ciertos puntos en los que no vale la pena reducir costos tales como gestión,
servicios de certificación de calidad, el aplazamiento de pagos o premios a los agricultores, pagos al
personal de campo, etc.
Los exámenes anuales también le ayudan a optimizar el rendimiento de su negocio. Es una buena
idea el involucrar a su equipo en este ejercicio, por ejemplo, discutir conjuntamente las fortalezas y las debilidades observadas durante la última temporada. Evaluar cómo podría llegar a ser más eficiente.
Desarrollar estrategias para mejorar sus ingresos y alcanzar el crecimiento óptimo para su negocio.

Fuente: La Guía de Negocios Orgánicos
Desarrollar cadenas de valor sostenibles
con pequeños agricultores
Bo van Elzakker y Frank Eyhorn

Entradas populares de este blog

DICCIONARIO DE LA CREATIVIDAD D Dada: