DICCIONARIO DE LA CREATIVIDAD - Creencias de Sentido Común Sobre Creatividad:

Creencias de Sentido Común Sobre Creatividad:
Existen numerosas creencias sobre creatividad que no se encuentran respaldadas por  ningún tipo de evidencia, ni derivan de algún razonamiento coherente. En propiedad se trata de creencias de sentido común, en la medida en que no son reflejo de una auténtica actividad intelectual o de un proceder científico, y se encuentran traspasadas por componentes de carácter emocional. En cierta forma son representaciones sociales, formas espontáneas de conocimiento compartido, pero sin ningún respaldo. Sobre este tema, algunos prefieren hablar de mitos de la creatividad. Existen muchas maneras de
referirse a este tema y de caracterizar estas creencias. La siguiente es una enumeración que intenta resumir un amplio espectro de estas creencias: 1. Sólo pensamiento: se encuentra muy divulgada la idea de que la creatividad es una manera de pensar, sin relación con los afectos, las motivaciones y las actitudes. 2. Sólo individuos: se cree muchas veces que la creatividad reside en los individuos, y que los grupos, las organizaciones o las culturas en general no poseen esta propiedad. 3. Sólo inspiración: se cree que la creatividad es fundamentalmente misteriosa y dependiente de factores
incontrolables como la aparición de las musas (ver) u otro factor inasible. 4. Sólo eficiencia: se cree que la creatividad es una capacidad destinada a resolver problemas, y no tiene relación con el desarrollo personal (ver), el cultivo de valores o la ética. 5.
Sólo divergencia: muchas personas mantiene la firme creencia de que la creatividad es exclusivamente un proceso de apertura divergente, y no guarda relación con procesos convergentes. 6. Sólo originalidad: en un sentido muy similar al anterior se llega a identificar la creatividad exclusivamente con la originalidad, olvidándose del componente de relevancia de todo resultado creativo. 7. Sólo herencia: muchos mantienen la idea de que la creatividad está determinada por los genes, de modo que sería una especie de destino imposible de cambiar. 8. Sólo arte, ciencia o tecnología: se tiende a creer que la creatividad se encuentra únicamente en estos campos y no guarda
relación con otras experiencias humanas, como la vida cotidiana. 9. Sólo objetos: es habitual pensar que la creatividad se expresa necesariamente en algún objeto material, y no en forma abstracta, en ideas, aspectos de la interacción o de la intimidad de las personas. 10. Sólo ruptura: muchos insisten en el factor de trasgresión y quiebre como el principal factor de la creatividad, olvidándose que todo proceso creativo concluye en una propuesta.

Crisis:
Esta palabra proviene del griego y en su sentido original significa juicio, en el sentido de una decisión final que afecta un acontecer. En general se refiere a un cambio o mutación importante en el desarrollo de un proceso. Se resuelve una situación, pero al mismo tiempo se abre otra nueva que plantea sus propios problemas. El significado habitual de crisis, enfatiza la existencia o aparición de un nuevo estado de cosas con numerosas dificultades. Por este motivo suele entenderse como una fase peligrosa de la cual, sin embargo, puede resultar algo beneficioso. Por esta razón se dice que una
crisis implica riesgos, pero también transformaciones que pueden ser favorables. En chino, crisis corresponde a los ideogramas problema y oportunidad (ver).

Curiosidad:
Deseo de conocer o de ver siempre más allá de lo que está dado. Normalmente se interpreta que la curiosidad es una motivación primaria, no aprendida, en el ser humano. Esta es la fuerza interna que lo mantiene en una búsqueda permanente, lo lleva a cruzar límites establecidos, explorar otros territorios, tener nuevas experiencias y construir conocimientos. El hecho de ser una motivación primaria, explica que se manifieste espontáneamente en los niños desde temprana edad. (Ver apertura a la experiencia y apertura al misterio)

DICCIONARIO DE LA CREATIVIDAD
Conceptos y Expresiones Habituales de los Estudios Sobre Creatividad
Ricardo López Pérez