DICCIONARIO DE LA CREATIVIDAD Conceptos y Expresiones Habituales

DICCIONARIO DE LA CREATIVIDAD
Conceptos y Expresiones Habituales de los Estudios Sobre Creatividad
Buen Pensamiento:
Expresión utilizada por autores como David Perkins y Raymond Nickerson, para referirse a un tipo de pensamiento que incluye tres características básicas: la crítica, la creatividad y la reflexión sobre el propio pensar. Así, el buen pensamiento, llamado también pensamiento de buena calidad, integra al pensamiento crítico, que concierne al examen y evaluación de las creencias y de las acciones, y a la capacidad de procesar y reelaborar la información recibida de modo de disponer de una base de sustentación para las ideas propias. Integra al pensamiento creativo, que concierne a la generación o combinación de ideas de una forma original, eficiente, fluida y flexible, y que es capaz de generar respuestas alternativas originales y relevantes. Finalmente, integra al pensamiento metacognitivo, que se refiere a la capacidad que tiene el sujeto para reflexionar sobre sí mismo, para convertir sus procesos de pensamiento en objeto de examen.
Buscar:
Proviene de la palabra bosque. En su sentido literal la idea es dar vuelta alrededor del bosque, es decir, bosquear. De aquí viene la noción de hallar o empeñarse en hallar lo que está oculto.
C
Caja Negra:
Metáfora (ver) utilizada para representar algo que se encuentra oculto a la evidencia sensible. Por extensión alude a la idea de estudiar un sistema ignorando algún proceso, área o elemento cerrado a la observación directa. A partir del concepto de caja negra se hizo coherente el supuesto de que sólo se puede conocer un proceso o sistema desde su funcionamiento, sin considerar sus aspectos internos. En la psicología, la escuela conductista fundada por John Watson a principios del siglo XX, postuló el modelo teórico E - R, implicando con ello que el estudio científico de la conducta exige atenerse a los hechos directamente observables, específicamente estímulos y respuestas. Simultáneamente, esto significa abandonar el uso de conceptos abstractos, no verificables empíricamente, como alma, conciencia, estado interno, mente, etc.
Según la interpretación de J. P. Guilford, la extendida aceptación de esta escuela psicológica, que privilegió las investigaciones sobre aprendizaje, recurriendo a la experimentación con animales inferiores en los cuales no existen conductas creativas, impidió durante mucho tiempo que se desarrollaran estudios sobre creatividad (ver discurso de Guilford).
Fuente: DICCIONARIO DE LA CREATIVIDAD
Conceptos y Expresiones Habituales de los Estudios Sobre Creatividad

Ricardo López Pérez