La Guía de Negocios Orgánicos Certificación de Comercio Justo



La Guía de Negocios Orgánicos
Certificación de Comercio Justo
La certificación y las normas FLO están diseñadas para fortalecer la posición de los pequeños productores organizados en cooperativas, así como también a los trabajadores de plantaciones. Los productores contratados para vender a una empresa pueden participar cada vez más en FLO Fairtrade y se está estudiando la apertura a una configuración de modelo de negocios más amplia para los productores.
El costo de certificación FLO es generalmente cubierto por la organización de productores o el exportador. El fondo para la certificación de Producción FLO ofrece una subvención para pequeñas organizaciones de productores que estén buscando obtener certificación de Comercio Justo, pero que carezcan de los suficientes recursos financieros para pagar la certificación. Las empresas de marca y los minoristas que quieran utilizar la etiqueta de FLO Fairtrade, pagan una licencia a la iniciativa
-------------------------------------------------------------------------------
5 La certificación FLO para los productos no agrícolas tales como; productos forestales, caucho y productos de mar; están en proceso de exploración.
------------------------------------------------------------------------------
nacional de certificación del respectivo mercado (por ejemplo, Transfair en Alemania, Max Havelaar en Francia, Suiza y Holanda, la Fair Trade Foundation en Inglaterra). A cambio, la iniciativa nacional de la etiqueta genera conciencia en los consumidores hacia el Comercio Justo y sus productos. En varios países consumidores, la etiqueta FLO ha alcanzado un elevadísimo nivel de reconocimiento, por ejemplo un 86% en Inglaterra.
Algunos compradores en cambio, prefieren trabajar con sistemas alternativos de certificación de Comercio Justo, como aquellos desarrollados por certificadores orgánicos como IMO (ver cuadro), Soil Association y Ecocert6. Estos sistemas son más flexibles en lo referente a la definición de precios mínimos, cubren una gama más amplia de productos agrícolas, y no involucran el pago de un derecho de licencia. Sin embargo, estas certificaciones no son tan reconocidas en los mercados como lo es la
etiqueta FLO.
Fair for Life
En el año 2006, IMO introdujo “Fair for Life” para complementar el sistema de certificación de Comercio Justo. El programa se basa en normas sociales y de Comercio Justo claves, tales como la convención de la OIT, SA 8000, normas FLO y el criterio social del IFOAM. Todas las operaciones agrícolas, incluyendo a los grupos de pequeños productores, plantaciones y contratos de producción, compañías manufactureras y de comercialización de todo el mundo, que practiquen responsabilidad social y Comercio Justo pueden ser certificados. La certificación “Fair for Life” confirma que la negociación para la fijación de precios es transparente, que un premio de Comercio Justo es pagado para el desarrollo social de las comunidades involucradas y que los trabajadores disfrutan de condiciones de trabajo seguras y justas. El precio mínimo actual y el premio de Comercio Justo se negocian entre el comprador y vendedor. Sin embargo, algunas personas pertenecientes al movimiento de Comercio Justo, critican diciendo que dejar las negociaciones en manos de personas o empresas con desigual grado de poder no garantiza que los precios sean justos y que los costos de producción sostenible sean cubiertos.
El programa de certificación “Fair for life” está disponible para productos y países que aún no han sido cubiertos por FLO. Abarca todos los pasos a lo largo de la cadena de suministro y permite la certificación de productos con varios componentes. Los componentes certificados por FLO son aceptados como equivalentes. Un sistema de clasificación para el desempeño de normas sociales y de Comercio Justo permite a los operadores demostrar un mejoramiento gradual además de sus logros.
www.fairforlife.net
Fuente: La Guía de Negocios Orgánicos
Desarrollar cadenas de valor sostenibles
con pequeños agricultores
Bo van Elzakker y Frank Eyhorn