CULTIVO DEL CAMARÓN BLANCO Penaeus vannamei La selección del sitio debe contemplar los planes de desarrollo


MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS
DE MANEJO PARA EL CULTIVO DEL
CAMARÓN BLANCO Penaeus vannamei
La selección del sitio debe contemplar los planes de desarrollo
de la zona en cuanto a crecimiento agrícola, industrial
o turístico, entre otros. Esto podrá favorecer una larga vida
al proyecto y permitirá anticiparse a condiciones adversas
que en corto o mediano plazo pudieran afectar la inversión.
La prevención es la mejor manera de evitar problemas
de contaminación microbiana. El agua contaminada con
efluentes domésticos es la fuente más frecuente e importante
de microorganismos patógenos para el hombre. Mientras
más lejos estén las granjas de asentamientos humanos,
más fácil será controlar la contaminación de patógenos que
afecten la inocuidad del producto final.
2.2.1.1 Topografía
La industria camaronera, gracias al avance de la tecnología,
ha ampliado la posibilidad de utilizar no sólo las áreas de
albinas, sino también áreas arenosas y tierras dulces para la
localización de las granjas. Ante estas posibilidades del uso
de tierra, se deben tener en cuenta los impactos ambientales,
como consecuencia de la construcción y operación de
las granjas
Muchos estanques se construyen en terrenos bajos anegables,
por lo que el conocimiento de los patrones de inundación
es crítico. Las inundaciones y la erosión de los terraplenes
y el depósito de sedimentos (erosionados de los
alrededores de la camaronera), pueden causar pérdidas en
taludes y bordes de los estanques, destrucción de los caminos
de acceso y daño y sedimentación de los canales.
El diseño debe incorporar elementos que protejan las estructuras
de la granja de las inundaciones mayores y que,
a la vez, eviten obstruir las corrientes naturales de agua
que mantienen los hábitats circunvecinos. Se recomienda
construir estanques en áreas con mínima cobertura vegetal
como son las albinas, pues los costos de construcción se
reducen y la probabilidad de que el sitio sea un área ambientalmente
sensitiva es menor
Fuente: Cuéllar-Anjel, J., C. Lara, V. Morales, A. De Gracia y O. García Suárez. 2010. Manual debuenas prácticas de manejo para el cultivo del camarón blanco Penaeus vannamei. OIRSAOSPESCA, C.A. pp. 132.