Competencias y emprendimiento: ¿Qué podemos hacer?


Competencias y emprendimiento:
Reducir la brecha tecnológica y
las desigualdades de género
¿Qué podemos hacer?
Para promover la educación, la formación y el desarrollo del emprendimiento, se pueden promover diversas medidas con miras a que tanto mujeres como hombres tengan las herramientas necesarias que les permita superar la brecha tecnológica y obtener beneficios a partir de las oportunidades que se presenten.
La educación, la formación y el desarrollo de aptitudes pueden fomentarse a través de las siguientes acciones:
Ratificar y aplicar el Convenio sobre el desarrollo de los recursos humanos de 1975 (núm. 142), y aplicar l • os lineamientos de la Recomendación sobre el desarrollo de los recursos humanos de 2004 (núm. 195).
• Ratificar y aplicar el Convenio sobre la readaptación profesional y el empleo (personas inválidas) de 1983 (núm. 159), y aplicar la
Recomendación sobre la readaptación profesional y el empleo (personas inválidas) de 1983 (núm. 168).
• Crear más oportunidades de formación y empleo para las personas desfavorecidas, entre ellas las mujeres, los jóvenes y las personas con discapacidades.
• Promover el estudio de temas relacionados con la tecnología entre las mujeres, y brindarles formación en aptitudes nuevas y superiores, mediante orientación profesional, a fin de ampliar los intereses de niñas y mujeres en las nuevas oportunidades relacionadas con los adelantos tecnológicos.
• Crear conciencia sobre la necesidad de superar las barreras culturales y sociales que impiden a las niñas estudiar asignaturas del campo de la tecnología. Esto incluye también modernizar los sistemas informales de aprendizaje de los países en desarrollo, mejorar la pertinencia y calidad de la formación, velar por un reconocimiento formal de las aptitudes, y otorgar a la mujer acceso a prácticas de formación laboral. Abordar la baja productividad y la pobreza persistente en la economía informal mediante un mejor acceso de mujeres y hombres a un desarrollo de aptitudes de calidad, fuera de las áreas urbanas de gran crecimiento, con una combinación de educación compensatoria y servicios de empleo con formación técnica, aplicando sistemas para el reconocimiento de aprendizajes anteriores a fin de dar cabida a posibilidades de trabajo en la economía formal, y ofrecer formación en emprendimiento que fomente y posibilite dar carácter formal a las pequeñas empresas.
• Crear medios efectivos para que mujeres y hombres de comunidades urbanas y rurales aprendan sobre las nuevas tecnologías, técnicas de producción, productos y mercados para mejorar la productividad agrícola y en otros sectores.
Fuente: Competencias y emprendimiento:
Reducir la brecha tecnológica y
las desigualdades de género
OIT Organización Internacional del Trabajo