La mujer emprendedora


En esencia, la tecnología constituye un conocimiento compuesto por dos dimensiones: el conocimiento tecnológico —el saber qué funciona y cómo podrían hacerse las cosas— y las técnicas, o sea, la aplicación de este conocimiento a procesos y
herramientas para la vida diaria. Desde sus inicios, la tecnología ha ido evolucionando hasta plasmarse en dispositivos tales como la computadora o el teléfono móvil. La tecnología tiene tal preponderancia en muchas de nuestras sociedades modernas, y está
tan difundida, que su aplicación no se limita a ningún campo en particular ni a ningún sector específico. Además, el conocimiento y las técnicas tecnológicas están en constante evolución, y sortean toda distancia geográfica (por ejemplo, el aprendizaje y
el comercio electrónicos). Los avances prácticos suelen propiciar el uso generalizado, lo que a su vez reduce los costos de los productos para los usuarios finales, y torna las tecnologías más asequibles. La innovación puede tener también efectos indeseables, como contaminación o deterioro ambiental.
--------------------------------------------------------------------------
1 OIT, Calificaciones para la mejora de la productividad, el crecimiento del empleo y el desarrollo, Informe V de la Conferencia Internacional del Trabajo, 97.a reunión, Ginebra, 2008,pág. xiii.
----------------------------------------------------------------------------
En los países desarrollados, el acceso a la tecnología contribuyó en gran medida a mejorar la productividad. En los menos desarrollados, incluso las innovaciones de bajo nivel tecnológico han generado reducciones significativas en la carga de trabajo. Por ejemplo, en Kenia, en los años sesenta, el “movimiento Mabati” convirtió techos de chapa comunes en tanques colectores de agua de lluvia, lo que ahorró incontables horas
de acarreo de agua, y creó un producto que pudo ayudar a criar ganado, mejorar el rendimiento de las huertas, o incluso vender a terceros2.
Fuente: OIT Organización Internacional del Trabajo