Emprendimiento: La calidad de la educación debe tener pertinencia


La calidad de la educación debe tener pertinencia en la formación que se brinda a los
futuros egresados. Para ello, el docente debe reflexionar sobre su quehacer pedagógico y
metodológico, sobre la pertinencia y aplicabilidad de lo que está enseñando. Así llegará,
en consecuencia, a la conclusión de que debe desaprender y aprender nuevas técnicas, y
ampliar las fronteras de sus habilidades para brindar a sus estudiantes la formación que
necesitan.
De esta manera, el enfoque que se le está dando a este proceso en la nueva concepción
de educación superior está orientado a la formación basada en competencias. “La
formación basada en competencias constituye una propuesta que parte del aprendizaje
significativo y se orienta a la formación humana integral como condición esencial de todo proyecto pedagógico; integra la teoría con la práctica en las diversas actividades;
promueve la continuidad entre todos los niveles educativos y entre estos y los procesos
laborales y de convivencia; fomenta la construcción del aprendizaje autónomo, orienta la formación y el afianzamiento del proyecto ético de vida; busca el desarrollo del espíritu emprendedor como base del crecimiento personal y del desarrollo socio-económico y fundamenta la organización curricular con base en proyectos y problemas, trascendiendo de esta manera el currículo basado en asignaturas compartimentadas”. Sáenz, Zambrano, & cols. (SA).
Una formación de este tipo demanda del docente un rol diferente al tradicional. Aquí el
centro del proceso es el estudiante: el docente cumple la función de coordinador,
acompañante, guía, asesor y orientador de tal proceso. El verdadero protagonista es el
estudiante, quien debe ser artífice de su aprendizaje. Para muchos docentes esto implica
un cambio radical en su quehacer pedagógico, en su mentalidad, en el sistema de
evaluación, en el enfoque que se les da a las asignaturas; no puede seguir usando la clase tradicional como única herramienta pedagógica, es menester cambiar a una nueva
pedagogía.
Para conseguir esta formación, el docente debe generar espacios en sus clases que
propicien la reflexión, la critica, el trabajo en equipo y la autoformación. No puede seguir usando la clase magistral como única herramienta de su trabajo. Una buena estrategia para apoyar y facilitar la autoformación de los estudiantes es el trabajo independiente que fue establecido en los diseños curriculares con créditos académicos, pero para que éste produzca los resultados deseados, debe ser planeado y estructurado a través de guías de trabajo independiente, donde se explique claramente el objetivo del trabajo, las fuentes a consultar, las aplicaciones del tema y el tiempo a emplear en dicho trabajo.
Frente a todas estas exigencias del rol del docente, se hace imperativo reflexionar que no se puede dar de lo que no se tiene. Es por eso que, para entrar en esta onda de la
formación por competencias, debemos prepararnos en este aspecto, aprovechando los
espacios de capacitación que nos brinda la institución en la que nos desempeñamos como formadores.
Fuente: Emprendimiento: Concepto básico en competencias
Por: Leonor Jaramillo1